pasivos financieros

Siguiendo con las novedades introducidas en la reforma del Plan General Contable en el 2021, en este blog hablaremos del concepto y valoración de los Pasivos Financieros.

Un pasivo financiero es toda obligación, deuda o compromiso de pago en un plazo exigible determinado, que puede ser en el corto, medio y largo plazo.

Se clasificarán como pasivos financieros siempre que supongan para la empresa una obligación contractual de entregar efectivo u otro activo financiero.

Algunos ejemplos de pasivos financieros pueden ser:

  • Débitos por operaciones comerciales: proveedores y acreedores varios.
  • Deudas con entidades de crédito.
  • Obligaciones y otros valores negociables emitidos, tales como bonospagarés.
  • Deudas con características especiales.
  • Deudas con terceros, tales como los préstamos y créditos financieros recibidos de personas o empresas que no sean entidades de crédito.
  • Contrato en el que nos comprometemos a dar accionesde una empresa o dinero en efectivo.
  • Acciones sin derecho a voto

 

Con la reforma del Plan general Contable 2020, se reducen las categorías a dos:

  1. Pasivos financieros a coste amortizado.
  2. Pasivos financieros a valor razonable con cambios en la cuenta de pérdidas y ganancias.

 

Pasivos financieros a coste amortizado:

Se incluirán en esta categoría los débitos por operaciones comerciales, y, con carácter general, los no comerciales:

  1. Débitos por operaciones comerciales: son aquellos pasivos financieros que se originan en la compra de bienes y servicios por operaciones de tráfico de la empresa con pago aplazado.
  2. Débitos por operaciones no comerciales: son aquellos pasivos financieros que, no siendo instrumentos derivados, no tienen origen comercial, sino que proceden de operaciones de préstamo o crédito recibidos por la empresa.

Los pasivos financieros incluidos en esta categoría se valorarán inicialmente por su valor razonable, que, salvo evidencia en contrario, será el precio de la transacción, que equivaldrá al valor razonable de la contraprestación recibida ajustado por los costes de transacción que les sean directamente atribuibles.

No obstante lo señalado en el párrafo anterior, los débitos por operaciones comerciales con vencimiento no superior a un año y que no tengan un tipo de interés contractual, así como los desembolsos exigidos por terceros sobre participaciones, cuyo importe se espera pagar en el corto plazo, se podrán valorar por su valor nominal, cuando el efecto de no actualizar los flujos de efectivo no sea significativo.

Posteriormente se valorarán por su coste amortizado. Los intereses devengados se contabilizarán en la cuenta de pérdidas y ganancias, aplicando el método del tipo de interés efectivo.

No obstante lo anterior, los débitos con vencimiento no superior a un año que se valoren inicialmente por su valor nominal, continuarán valorándose por dicho importe.

 

Pasivos financieros a valor razonable con cambios en Pérdidas y Ganancias:

En esta categoría se incluirán los pasivos financieros que cumplan alguna de las siguientes condiciones:

  1. Son pasivos que se mantienen para negociar.
  2. Desde el momento del reconocimiento inicial, ha sido designado por la entidad para contabilizarlo al valor razonable con cambios en la cuenta de pérdidas y ganancias. Esta designación será irrevocable.

 Los pasivos financieros incluidos en esta categoría se valorarán inicialmente por su valor razonable, que, salvo evidencia en contrario, será el precio de la transacción, que equivaldrá al valor razonable de la contraprestación recibida. Los costes de transacción que les sean directamente atribuibles se reconocerán en la cuenta de pérdidas y ganancias del ejercicio.

Posteriormente la empresa valorará los pasivos financieros comprendidos en esta categoría a valor razonable con cambios en la cuenta de pérdidas y ganancias.

 

Sagarra i Montalvo gestió BCN

Asesoría en Barcelona